23/12/12

Campaña de Navidad 2012

Queremos agradecer a tod@s  aquell@s que han hecho posible que la campaña de recogida de alimentos, haya sido un éxito. También aquellos que no hemos citado en este video, como por ejemplo; El Colegio Las Dominicas, etc..., y otras tantas personas anónimas que siempre colaboran en esta labor... 

¡¡¡GRACIAS!!!



17/11/12

" La Belleza" un destello del Espíritu de Dios

 

La expresión estética es el reflejo de la interioridad del hombre...

 
Todos sabemos o creemos saber, si no definir la belleza, sí discernir lo que es bello de lo que no, y lo mismo pasa con la razón; sabemos usarla, y distinguir lo racional de lo irracional. Pero desde un punto de vista racional, ¿podemos definir qué es la razón?.


También sobre esta pregunta han centrado durante siglos sus investigaciones filósofos y psicólogos. Hay quien piensa que la razón es pura lógica o una mera asociación de estímulos; sin embargo, de los ordenadores (que no cometen errores lógicos), ni de los animales (que no tropiezan dos veces en la misma piedra), puede decirse que tengan “uso de razón”.

 
La razón es algo propiamente humano. Un don que Dios nos ha dado; como la capacidad de contemplar la belleza, como la capacidad de participar de la actividad creadora de Dios, a través de la creatividad artística.




¿Cómo si no, sin ese uso de razón y capacidad creadora se pueden componer versos tan bellos como los siguientes de Lope de Vega?

...¡Oh qué cosas, Dios mío, el libro del campo abierto
muestra con tanto concierto en la orilla de este río
para contemplar en Vos; pues que la flor más pequeña
me está diciendo y enseña que sois Dios!...

 
La belleza salvará al mundo... 
 

La belleza tiene una fuerza pedagógica para introducirnos en el misterio de la verdad, hasta el punto de que la belleza llega a ser transparencia de la verdad y de la bondad.
Cuando escuchamos una determinada pieza musical y llegamos a emocionarnos al experimentar su belleza, o cuando contemplamos algunas obras de arte que son elocuencia viva del misterio que representan, no nos cabe duda de que...

... la expresión estética es el reflejo de la interioridad del hombre...

Sin embargo, formulando este mismo principio en negativo, lo mismo cabría decir de tantas expresiones “estéticas” que parecen despreciar la belleza y hasta se regocijan en un “culto al feísmo”: la fealdad es la expresión del nihilismo y de la vaciedad de nuestra cultura.

Conjuntamente con las tradicionales vías racionales para el conocimiento de Dios, la Iglesia siempre ha sostenido otro tipo de vías existenciales, como es el caso de la llamada “via pulchritudinis”, es decir, la belleza como camino para descubrir a Dios. En efecto, nosotros creemos que la belleza es “aparición” y no “apariencia”. En realidad, “lo primero que captamos del misterio de Dios no suele ser la verdad, sino la belleza” (Von Balthasar).

En resumen, la belleza es una clave fundamental para la comprensión del misterio de la existencia. Encierra una invitación a gustar la vida y a abrirse a la plenitud de la eternidad. La belleza es un destello del Espíritu de Dios que transfigura la materia, abriendo nuestras mentes al sentido de lo eterno. Traemos a colación una conocida cita de San Agustín: "Interroga a la belleza de la tierra, interroga a la belleza del mar, interroga a la belleza del aire que se dilata y se difunde, interroga a la belleza del cielo... interroga a todas estas realidades. Todas te responden: Ve, nosotras somos bellas. Su belleza es una profesión ("confessio"). Estas bellezas sujetas a cambio, ¿quién las ha hecho sino la Suma Belleza ("Pulcher"), no sujeto a cambio?" (Serm. 241,2).

El título que hemos elegido para este artículo es una conocida frase de la novela El Idiota, de Dostoievski: “La belleza salvará al mundo”. Pero, “¿qué belleza salvará el mundo?”, pregunta un determinado personaje de esta novela, que se debate desesperado en medio del dolor. La respuesta a su pregunta se presenta como la tesis de la novela de Dostoievski: ¡Jesús crucificado! Si, ciertamente, la belleza salvará el mundo, pero la belleza ha de ser descubierta, no solamente en la gloria del Tabor, sino también en la figura sufriente del crucificado.

En efecto, nosotros no identificamos la belleza con la “guapura”, lo “atractivo”, lo “placentero”… En realidad, la belleza no es para nosotros una mera experiencia estética, sino que el concepto pleno y consumado de la belleza se identifica con la misma “santidad”. Por ello, no tendría sentido que buscásemos la belleza en meras manifestaciones artísticas, tales como la pintura, escultura, música… si al mismo tiempo dejásemos en el olvido que la vida de los santos es la realización y la manifestación más perfecta de la belleza.

El flash: la llave para alcanzar la santidad

 
No cabe duda, pues, que la emoción estética, la admiración -el sensus pulchri en acción- abre el espíritu humano a la luz de la trascendencia.

Por eso, esa fascinación puede ser en ocasiones una especie de pedestal para la acción de la gracia, una luz que brilla repentinamente, y el alma sale del plano natural para tener una experiencia mística sobrenatural.

Plinio Corrêa de Oliveira definía esa contemplación o experiencia mística como flash, una gracia que proviene del Espíritu Santo, iluminando el alma, como un asombro, a semejanza de la emoción estética.
 


 
Muerte en Venecia (fragmento de la película)
 
Alfried - ¿la belleza? ..querrás decir tu concepción espiritual de la belleza.
 

Gustav- ¿Acaso niegas al artista la posibilidad de crear partiendo del espíritu?

Alfried- Sí, eso es precisamente lo que niego.

Gustav- Así que según tú, nuestra labor….

Alfried- labor…..ahí está la cuestión. ¿Crees de verdad que la belleza puede ser producto de una labor?

Gustav- Pues sí. Sí, eso creo.
 
Alfried- Así, es como nace la belleza. Así, de forma espontánea. Con absoluto desprecio a tu labor o la mía. Preexiste a nuestra presunción de artistas. Tú gran error, mi querido amigo, es considerar la vida, la realidad, como una limitación.
 
Gustav- ¿Y no lo es?..la realidad nos distrae, nos degrada. ¿Sabes lo que opino?... A veces pienso que los artistas somos como cazadores agazapados en la oscuridad que ni siquiera saben cual es su blanco. No podemos pedirle a la vida que ilumine nuestros objetivos ni que nos indique el camino. La creación de la belleza o de la pureza es producto del espíritu.
 
Alfried – No, Gustav. No. La belleza pertenece a los sentidos; sólo a los sentidos.

Gustav – No, no es así. No se puede llegar al espíritu a través de los sentidos. No es posible. Sólo a través de un completo dominio de sí mismo. De los sentidos. Puede alcanzarse la sabiduría, la verdad, la dignidad humana.
 
Alfried- ¿La sabiduría? ¿ La dignidad humana?... Pero ¿de qué sirve? ..el Genio es un presente divino. No. ¡una tortura divina!. Una llama mórbida, pecadora; un abismo insondable.
 
Gustav – ¡Reniego! Reniego de las virtudes demoníacas del arte.

Alfried- Estás en un error. El mal es una necesidad. Es el alimento del Genio.

Gustav – ¿Sabes, Alfried?. El arte es la mayor fuente de educación. El artista ha de ser perfecto, ejemplar. Tiene que ser un modelo de equilibrio y fuerza. No puede ser ambiguo.


 



9/11/12


No paguen a nadie mal por mal; vence con el bien el mal (Romanos 12:17-21).


Los males más grandes de la vida —que no son sino privaciones, carencias del bien debido— pueden ser (pueden haber sido o pueden ser en el futuro) ocasión de humildad, de comprensión ante el dolor y el fracaso ajeno, o la oportunidad para forjar un corazón compasivo.
 

El mismo Jesús se sometió al mal del dolor físico y del desprecio humano, a la traición y al abandono de los suyos y al desamparo para poder compadecerse de nosotros, como dice la carta a los Hebreos (Hb 4,15).
 

O sea, para obtener el bien de un Corazón capaz de entender nuestra humillación, nuestro dolor, nuestro fracaso, etc. Curar la memoria sin cancelarla es mirar sin miedo (¡no sin sufrimiento!) aquello que nos dolió (y tal vez sigue doliendo), que nos humilló (y tal vez sigue humillando) y verlo a la luz del bien que vino después (o que puede estar aún por venir; o que está llegando al tratar de mirarlo de este nuevo modo). A quien tiene fe, esto le ha de resultar más fácil. Quien no tiene fe encontrará más dificultades, aunque puede lograrlo al menos parcialmente.

  

Véase un buen ejemplo de esta lectura sobrenatural en el Salmo 73 de la Biblia. Este Salmo relata el cambio de mirada del Salmista quien, en cierto modo, está resentido con Dios, cuya justicia no entiende, pues se ve a sí mismo —un hombre que se esfuerza por ser bueno y obedecer los mandamientos divinos— golpeado por la adversidad, mientras que aquéllos que desprecian a Dios y obran el mal, crecen impunemente. El Salmo se abre con la expresión ya reconciliada del Salmista:
 

"En verdad bueno es Dios para Israel, el Señor para los de puro corazón..."


Sigue luego relatando la causa de sus anteriores perplejidades (el progreso y seguridad de los malos), sus luchas y tentaciones de envidia y sus impulsos para imitarlos:
 

...Por poco mis pies se me extravían, nada faltó para que mis pasos resbalaran,

celoso como estaba de los arrogantes, al ver la paz de los impíos.

No, no hay congojas para ellos, sano y rollizo está su cuerpo; no comparten

la pena de los hombres, con los humanos no son atribulados.

Por eso el orgullo es su collar, la violencia el vestido que los cubre;

 la malicia les cunde de la grasa, de artimañas su corazón desborda.

Se sonríen, pregonan la maldad, hablan altivamente de violencia;

ponen en el cielo su boca, y su lengua se pasea por la tierra.

Por eso mi pueblo va hacia ellos: aguas de abundancia les llegan.

 Dicen: « ¿Cómo va a saber Dios? ¿Hay conocimiento en el Altísimo?»

 Miradlos: ésos son los impíos, y, siempre tranquilos, aumentan su riqueza.

¡Así que en vano guardé el corazón puro, mis manos lavando en la inocencia,

cuando era golpeado todo el día, y cada mañana sufría mi castigo!

Pero antes de consentir en sus tentaciones, entra dentro de su corazón y reflexiona; vuelve a leer sus propias tribulaciones y el éxito de los malos que lo hiere en carne propia:

Me puse, pues, a pensar para entenderlo, ¡ardua tarea ante mis ojos! Hasta el día
 en que entré en los divinos santuarios, donde su destino comprendí.


¿Qué comprende? El destino del malo, el fin del bueno y la misericordia de Dios: en todos los hechos de nuestra vida se entretejen dimensiones físicas, psicológicas, espirituales, naturales y sobrenaturales, individuales y sociales. De ahí que todo mal —sin dejar de ser mal y, por tanto, sin dejar de obligarnos a evitarlo o a repararlo—, una vez ocurrido puede ser transformado por un bien superior. San Pablo diría que puede ser “vencido” por un bien superior (Rom 12,21: No te dejes vencer por el mal, antes bien, vence al mal con el bien). Así, los males físicos, los traumas psicológicos y aún los fracasos espirituales (incluso el pecado), pueden ser ocasión de otros bienes (no intentados por quien hizo el mal, sino por intervención divina).
  

El Antiguo Testamento nos recuerda la historia de José vendido por sus hermanos (Gn 39-45) y el Nuevo Testamento la parábola del hijo pródigo (Lc 15). En ambos casos se ve el bien que Dios saca del mal hecho por los hombres: en un caso, la salvación del pueblo elegido, en el otro, la conversión del mal hijo tras experimentar su propia necedad y la misericordia de su padre.

"Para que el Bien reine en este mundo... se puede luchar por eso...".

(fragmento de la película "El señor de Los Anillos")

13/10/12

6/10/12

La lógica ilógica del Amor...


Texto del Sermón C. H. Spurgeon

Muy pocos son los Afortunados que descubren, experimentan y disfrutan de las profundidades del amor de Dios. Todos sabemos que Nuestro amor es superficial...¡Ah, cuán superficial!


El amor a Dios lo podemos comparar a una especie de gran monte. La mayoría de los viajeros lo avistan a la distancia, o recorren el valle en torno a su base. Unos cuantos escalan hasta un descansadero ubicado en alguna de sus elevadas estribaciones, desde donde ven una porción de sus sublimidades. Por aquí y por allá algún viajero aventurero escala un pico menor, y mira al glaciar y a la elevada montaña a una distancia muy cercana. Más escasos aún son aquellos que escalan el pináculo más alto y pisan la nieve virgen.


Así es en la Iglesia de Dios. Todo cristiano permanece bajo la sombra del amor divino; unos cuantos disfrutan y regresan ese amor en un grado notable; pero hay unos cuantos –en esta época, tristemente, unos pocos- que alcanzan un amor bendito, que ascienden al monte del Señor para estar allí donde el ojo del águila no se ha posado, y para caminar por el sendero que el cachorro del león no ha hollado nunca, por los lugares altos de una completa consagración y de un ardiente amor inextinguible.


Ahora, fíjense bien, puede ser difícil ascender tan alto, pero hay una ruta segura, y solo una, que el hombre tiene que seguir si quiere alcanzar esa sagrada elevación. No es la senda de sus obras, ni la vereda de sus propias acciones, sino ésta:

“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”

Juan y los apóstoles confesaron que así habían obtenido su amor. Para el amor más sublime que haya resplandecido jamás en algún pecho humano no hubo otra fuente (fórmula, lógica...) que ésta:

Dios amó primero que el hombre. ¿No ven ustedes cómo es eso?

 Saber que Dios me ama echa fuera "mi temor atormentador" acerca de Dios, y una vez que "ese temor" es expulsado..., hay espacio para -un abundante amor a Dios-. Cuando el miedo sale, el amor entra por la otra puerta. Así resulta que: entre más fe en Dios haya, más espacio hay para el amor que llena el alma... 


Y es que Dios es amor, no morfina o silogismos matemáticamente explicables. Por ello, sólo se le puede entender en la lógica ilógica del que ama...

Nos quedamos con este precioso discurso de John Nash al recibir el premio nobel. Fragmento de la película "Una mente brillante".

¿Quién es la lógica? ¿Quién decide la razón?





27/9/12

Dar sentido a la existencia...


“lo que importa no es tanto que la vida de una persona esté llena de dolor o de placer, sino que esté llena de sentido”. (Victor Frankl)


En estrecha relación con este ideal, mencionamos lo que Viktor Frankl llama “sentido”. El ideal inspira y da sentido último a toda la vida y a cada acto que se ordena a ese ideal.

Escribe Elizabeth Lukas: “Según Frankl, el ser humano sano y mentalmente estable no aspira por naturaleza a la felicidad sino al sentido. La existencia propia se llena de significado y la vida merece la pena vivirla cuando hay una dedicación a algo fascinante, a un objetivo, a una obra o a las personas queridas. La felicidad aparece entonces en forma de efecto secundario, y los posibles períodos de infelicidad vividos se podrán soportar valientemente desde el conocimiento de que en el obrar propio existe, a pesar de todo, un sentido. Quien sabe de algo que necesita su fuerza y que vale la pena aplicarla, también obtiene esa fuerza. Es decir: el ser humano es feliz —y también capaz de sufrir— cuando descubre significados que enriquecen y llenan su vida”.


El sentido, entendido como “motivo” puede ser algo más concreto que el ideal e, incluso, puede ir cambiando a lo largo de la vida. Cuando lo que daba sentido a nuestro obrar desaparece, siempre podemos encontrar otro sentido-motivo para seguir luchando…


Por ejemplo: Si la felicidad del marido puede dar sentido a los sacrificios y proyectos de una esposa, también puede ésta —al ser injustamente abandonada— encontrar sentido para seguir luchando en el ejemplo que debe dar a sus hijos o en ser fiel a la palabra dada a Dios...


El o los motivos pueden cambiar, mientras el ideal permanece como última fuente de inspiración. Y es este último el que produce una vida centrada y da sentido a todos los ac-tos de la vida, incluidos los que implican renuncias, sacrificios y sufrimiento, como lo demuestran todos aquellos hombres y mujeres que con gusto y satisfacción han gastado entregando sus vidas —o aceptado la enfermedad y la muerte— por un ideal.


En un plano más alto, desde el punto de vista cristiano y a la luz de la fe, la consideración del misterio de la cruz, de la redención, del destino eterno de la visión beatífica, etc., arroja una luz esplendorosa que da sentido e ilumina toda existencia y, si bien no remedia por sí sola; el dolor y las depresiones de índole obsesiva, al menos ayuda a que los enfermos no se hundan en sus depresiones, al tiempo que permite que la sana acción del especialista obre con paso firme…


Enlacemos a esta reflexión lo que dice San Pablo: estimo que los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros (Rom 8, 18).


En esta ocasión este fragmento de la película "El guerrero pacífico" nos ayudará en esta reflexión...

"El viaje es lo que aporta la felicidad no el destino..."



 

22/9/12

La verdadera Fortaleza


Una de las primeras virtudes que perfeccionan la afectividad humana es la fortaleza. Sin ella el hombre es juguete de los vientos e, incluso, hoja mecida por la brisa de los miedos.

“Fortaleza” equivale a valor y coraje, y se manifiesta especialmente en los peligros más graves que son los que amenazan la vida. También ayuda a la vez a otras virtudes que, sin ella, no podrían subsistir; así, por ejemplo, hace soportar con entereza las pruebas por las que es purificada la fe, lleva la caridad al heroísmo, sostiene la defensa de la veracidad; cuando la mentira se impone y la verdad es negada, y afianza en la justicia, a pesar de las amenazas de quienes esperan de nosotros claudicaciones, compromisos partidarios, silencios obsecuentes, etc.

Y Propiamente, comporta firmeza de alma, y se la define como el hábito que robustece y prepara para los peligros de la vida.

Perfecciona haciendo actuar en conformidad con los principios morales de la razón (iluminada por la fe).

La fortaleza realiza esta perfección, dando la firmeza necesaria para no apartarse del bien concreto por debilidad, ni buscarlo con un ardor imprudente. 

De este modo ayuda a que el hombre haga frente a las dificultades y obrar de forma correcta. Esto ocurre, por ejemplo, en los que enfrentan lo difícil ignorando la dimensión del peligro, o porque confían en su experiencia (ya lo han superado 145 Cf. Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, II-II,123, 1 ad 2. en otras oportunidades) o en su pericia combativa; otros realizan actos semejantes pero impulsados por la pasión de la ira; otros, finalmente, lo hacen con malos motivos o malos fines, como quien obra buscando un honor, la riqueza, o para evitar la humillación, la desolación, el daño...

Ninguna, ninguna de estas acciones responde a la virtud de la "verdadera fortaleza".

En esta reflexión, que hemos elegido,  sobre "La fortaleza", nos ayudara este fragmento de la película La gran lección de Benjamin Button.




12/9/12

La Soledad "desordenada"...


Casi tocan a su fin las vacaciones estivales, y como en Navidad, es cuando la desenfrenada búsqueda de la felicidad alcanza su clímax social y se hace más patente la soledad del ser humano... 
En esta ocasión hablamos de  amor y de soledad...
Poetas, filósofos, cineastas, y músicos de todos los tiempos han cantado himnos de gloria a la soledad del hombre, o han intentado enfocarlo de muchas maneras... 
Vemos como desde la contundencia de  Séneca  (“Nunca estamos solos”) a la afirmación de  Schopenhauer  (“La soledad es la suerte de todos los espíritus extraordinarios”), pensadores de todas las latitudes y a lo largo de las generaciones han exaltado la soledad, diciendo de ella que es la situación ideal del ser humano.
Otros, por el contrario,  lo han desmentido. El número dos tiene en matemáticas más valor que el uno. El uno expresa soledad; el dos, unidad, pareja, amistad, compañía, amor... 

Y es que El hombre que no ama a nadie más que a sí mismo termina odiando la soledad.
Y Bécquer  afirmó: “La soledad es más hermosa cuando se tiene a alguien a quien decírselo”.  Podemos dominar los vientos, someter las olas del mar, vencer la gravedad, alcanzar éxitos científicos y tecnológicos, llegar a controlar las enfermedades, a suprimir el dolor, pero si la mujer y el hombre no tienen junto al corazón propio otro corazón que lata al unísono, nos sentiremos fracasados como seres humanos... 

Porque La soledad vive de amor, y de amor está compuesta la vida...
Dios no quiere la soledad del ser humano. En palabras dirigidas a Moisés, le dice: “No serán vistos vacíos delante de mí” (Éxodo 34:20). Dios no aguanta el vacío. Cuando la tierra estaba “desordenada y vacía” decretó: “Sea la luz” (Génesis 1:2,3). Cuando el primer ser humano se afligía de tristeza en la inmensa soledad de la creación, anunció: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él” (Génesis 2:18).
 
Las razones morales de esta compañía se contienen en un simpático pasaje del Eclesiastés:  “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo!, que cuando cayere no habrá segundo que le levante. Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” (Eclesiastés 4:9-12).
Millones de seres humanos en todos los continentes arrastran la amargura de la soledad porque no la canalizan hacia el Eterno...

Levantan murallas en lugar de construir puentes. Al otro lado del puente siempre está Dios, quien lo llena todo en todos. “Daré aguas en el desierto, ríos en la soledad”, dice Dios a través de las páginas de la Biblia (Isaías 43:20).

La presencia de Dios es el único horizonte para que el alma humana no desespere de soledad.  Dios es la Persona infinita y sin embargo presente, siempre presente en nuestras angustias, a la que podemos dirigirnos en un diálogo analógico cuando la soledad nos desgarra y nos sepulta en un vacío desesperante... 
Taxi Driver
El cine también expone esa búsqueda de respuesta a los deseos e interrogantes de todo hombre, creyente o no,... En esta ocasión analizamos un fragmento de la película "Taxi Driver"  

La soledad, violencia y la inadaptación social son los puntos en la trama de Taxi Driver. 
El director estadounidense que alguna vez consideró convertirse en seminarista, Martin Scorsese, en 1976 estrenó un filme que provocó polémica por su retrato oscuro de la urbanidad, la soledad y acompañado por un tinte de violencia, que posteriormente se convertiría en lo que muchos consideran su obra maestra y uno de las películas con mayor trascendencia en la historia del séptimo arte. 
El protagonista de esta película en un intento frustrado de relación personal y la creciente degeneración de la “basura” (definición del protagonista) que ve tras los cristales de su taxi en las calles de Nueva York aumentan todavía más su angustia. Su aislamiento se hace más airado y se refugia en el ejercicio físico y las armas para tratar de evadirse y a la vez sentirse inmune y superior a todo cuanto le rodea. Asume finalmente que la única forma que concibe para intervenir en ese mundo que no comprende es tomando el camino equivocado de la violencia.



11/9/12

Nuestra Señora de Los Dolores...


Bajo el título de la Virgen de la Soledad o de los Dolores se venera a María en muchos lugares, 15 de septiembre

Nuestra Señora de los Dolores
Nuestra Señora de los Dolores

Memoria

Memoria de Nuestra Señora de los Dolores, que de pie junto a la cruz de Jesús, su Hijo, estuvo íntima y fielmente asociada a su pasión salvadora. Fue la nueva Eva, que por su admirable obediencia contribuyó a la vida, al contrario de lo que hizo la primera mujer, que por su desobediencia trajo la muerte.

Los Evangelios muestran a la Virgen Santísima presente, con inmenso amor y dolor de Madre, junto a la cruz en el momento de la muerte redentora de su Hijo, uniéndose a sus padecimientos y mereciendo por ello el título de Corredentora.


28/8/12

"Vosotros veis según las apariencias..." (San Pablo)

Es entonces cuando “por fe andamos, no por vista”

(2 Corintios 5:7).


A lo largo de todas las escrituras, se nos insta a caminar en la fe, a creer en Dios, teniendo cuidado de discernir lo que nos rodea. Sin embargo, muchas veces nos “engañamos” a través de lo que visualizan nuestros ojos...


Hay un dicho común que dice;  "No es oro todo lo que reluce”. Y por supuesto  la misma Biblia nos advirte que; Satanás se viste como ángel de luz (2 Corintios 11:14); Eva fue tentada a través de sus ojos "y vio que era agradable" (2 Corintios 11:3); El rey David "vio" a Betsabe por la ventana (2 Samuel 11:2); Pedro "al mirar las fuertes olas", cayó... (Mateo 14:31) etc., etc…


Comprobamos así que las más grandes caídas comienzan a través de lo que perciben “nuestros ojos”... Y es que Hasta el mismo Jesucristo sufrió el ataque por parte del adversario de la misma manera…, pero falló (Lucas 4:6).
 

Nuestras decisiones, no pueden estar influenciadas por lo que “entra” por nuestros ojos... Pero,  ¿Cuántas veces nos dejamos llevar por ellos, y seguir lo que es atractivo a los mismos...?

 

La luz entró en batalla con las tinieblas y sus agentes, y brilló en medio de ella, y aunque las tinieblas quisieron esconderla, apagarla, callarla, mancharla, no la vencieron. La luz venció las tinieblas del pecado; la verdad a las tinieblas de la mentira y del error...


“Yo, la luz, he venido al mundo para que todo el que crea en mí no siga en las tinieblas”. (Jn 12, 46).


Caminar en la luz es estar en comunión con la luz... Y esta comunión tiene varios frutos: liberación, purificación del pecado y comunión con los hermanos

 
 
En el evangelio de San Juan constantemente se presenta la relación con los demás, como manifestación no sólo de la presencia de la luz en nosotros, sino incluso como "examen riguroso" de nuestra relación con el Señor. El que dice amo a Dios y aborrece a su hermano, es un mentiroso.” (1 Jn 4) Estas incoherencias de vida, San Juan las llama “mentiras” y toda mentira tiene como raíz el mal, el padre de la oscuridad y la mentira...

 

El cristiano si decide seguir a Jesús sin condiciones, debe ser con mucha coherencia y con -una gran dosis de- confianza plena en Él… Así lo hizo Moisés (Hebreos 11:24-27). No podemos tomar decisiones que son contrarias a lo que proclamamos. Eso es contrario a la fe "Es pues, la fe, la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve" (Hebreos 11:1).


“No con esto queremos que desconfíes exageradamente de todas las cosas de la vida, sin embargo, los deseos de los ojos (2 Juan 1:16) son del mundo”.

 
Este fragmento de la película "A primera vista" nos ayudará en esta reflexión.


 Más bien vivimos en la oscuridad... (A primera vista)


PLAN PASTORAL PARROQUIAL SAN MATÍAS (2011-2015)

"LA LABOR DE LA IGLESIA SE PUEDE PESAR, MEDIR Y CONTAR"

El próximo fin de semana, 17 y 18 de noviembre, celebraremos el Día de la Iglesia Diocesana. Víctor Oliva, sacerdote y responsable -por la delegación del Obispo Nivariense- de los asuntos económicos, aborda en nueve minutos La labor de la Iglesia, la campaña "Xtantos", etc... son algunos de los asuntos abordados...

Nueva Web Pastoral Penitenciaria en Tenerife

El desafío de la evangelización

"España atraviesa una profunda crisis que, en el fondo, sólo podrá superarse con un cambio radical de comportamientos y actitudes, con una conversión a Dios..." Así lo expuso el cardenal Rouco, arzobispo de Madrid... accede a la portada de esta quincena de la revista Alfa y Omega)

Católicos en la Vida Pública

Raúl Mayoral y Oscar Vara (Asociación Católica de Propagandistas). Con testimonios de Cristianos comprometidos en las distintas facetas de la vida pública. El tema está centrado en: "La dignidad" y su actual *tergiversación...

"UNGIDOS Y ENVIADOS... POR DIOS"

Homilía del Obispo en La Misa Crismal, celebrada en La Parroquia de La Concepción. Pidamos por Nuestros Sacerdotes, por esa Renovación de Fidelidad y Amor a Cristo...

EJERCICIOS ESPIRITUALES (SAN IGNACIO DE LOYOLA) POR INTERNET.

plan diocesano de pastoral

PROMO "PDP"

PROMO "PDP"
"Lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos" (1 Jn 1, 3

rezando-voy

SANTA SEDE